PLANES DE AUTOPROTECCIÓN

Con la entrada en vigor del Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, se introduce un nuevo marco normativo que establece la obligación de elaborar, implantar materialmente y mantener operativos los Planes de Autoprotección y determina el contenido mínimo que deben incorporar estos planes en aquellas actividades, centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias que, potencialmente, pueden generar o resultar afectadas por situaciones de emergencia.

¿Qué es un Plan de Autoprotección?


Se entiende como autoprotección al sistema de acciones y medidas encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia y a garantizar la integración de estas actuaciones con el sistema público de protección civil. Estas acciones y medidas deben ser adoptadas por los titulares de las actividades, públicas o privadas, con sus propios medios y recursos, dentro de su ámbito de competencia.


El Plan de Autoprotección es el documento técnico que recoge el resultado del estudio de todos los factores de riesgo a los que se encuentra expuesto su establecimiento, determina los mecanismos de prevención, así como regula los protocolos de actuación en caso de que la situación de riesgo se produzca.

Sin embargo, el Plan de Autoprotección no termina en la mera redacción de un documento, sino que una vez redactado es necesario llevar a cabo su implantación y puesta a punto a través de los siguientes mecanismos:


                                      Implantación del Plan de Autoprotección

                                    Organización de Simulacros de Evacuación

                             Actualización y Revisión del Plan de Autoprotección
     

Nuestro entendimiento del Plan de Autoprotección

En LISABESUR PROTECT ofrecemos un servicio integral que no consiste en la generación de un simple documento que cumpla con la normativa en vigor, sino que vamos más allá y entendemos el Plan de Autoprotección como un documento vivo.

Nuestro compromiso nos lleva a concebir su Plan de Autoprotección como un servicio continuado en el tiempo, donde se supervisarán todas las inspecciones periódicas a las que se sometan sus instalaciones de protección contra incendios para garantizar que los equipos materiales respondan en perfectas condiciones en caso de emergencia y se trabajará codo con codo con su personal, desde la implantación hasta la realización de cada simulacro, para garantizar que su equipo humano está en todo momento en perfectas condiciones para responder ante cualquier emergencia.

Todo el trabajo que llevamos a cabo no se queda en la simple teoría de cómo deberían de funcionar las cosas, sino que toda la teoría en materia de seguridad y autoprotección se pondrá en práctica y se evaluará de manera continua a través de los respectivos simulacros que se planifiquen, por medio de los cuales se entrenará periódicamente al personal a su servicio y se formará a los nuevos empleados que se incorporen a la plantilla, para finalmente someter al Plan de Autoprotección a un juicio crítico y a las revisiones que sean pertinentes para su mejora.

Mediante la puesta en práctica periódica de los mecanismos de protección de su establecimiento, todos y cada uno de los intervinientes en los equipos de protección, integrados por los trabajadores habituales del mismo, conocerán perfectamente los protocolos de actuación, evitándose las situaciones de pánico y consiguiendo que todos cumplan sus respectivas funciones sin dudar. Todo en ello con un único objetivo en nuestro camino, hacer de la tranquilidad y la seguridad de sus clientes nuestro compromiso.